martes, mayo 16, 2006

este es mi rock


Por: prangano

Un recuento de los años vividos, recorridos y sentidos dentro del ambiente del rocanrol. Desde aquellos años iniciales de los 80´s hasta estos momentos en que lo que se dice rock es hacerse re wey con sintetizadores y computadoras. Aparatos que vinieron a sustituir la inventiva humana.

Dividiremos este camino en varias etapas: Folklor, 80 Al 85, Los Hoyos Fonki, ¿Rock En Tu Idioma?, 90 Al 94, Rock Zapatista, El Ska, El Nuevo Rock y Un Sondtrac Punki.

El recorrido será largo pero provechoso y más si nos identificamos en estas etapas de nuestro rock. Rock chilango y conurbano. Este es mi rock.


INTRODUCCIÓN


He decidido tomar en mis manos la historia, obviamente que no soy un historiador, simplemente soy alguien que cree de suma importancia en tener esta recapitulación de los años de rocanrol presente, tenerla como parte de la formación de uno.

Uno de chavo solo piensa en vivir y en divertirse, lo cual es lo más sano y normal, es indispensable pensar de esta manera, crecer sabiendo que el coto es lo más importante y nada mejor que el rock para acompañarnos en esas largas noches de aburrimiento, en donde estamos con la banda del barrio, en esa vieja esquina donde los padres, viejos, ancianos, madres y demás personajes de la vida cotidiana, nos critican y a la ves nos ven con envidia. La cochina envida los corroe por dentro.
Se es joven solo una vez y por esta ves solo queremos rocanrol. El sexo y la mota vendrán después.

Los chavos de esos años éramos muy complejos; estaban los chavos banda, que si que era banda, los chavos fresas, que también eran re fresas, los chicos de clase media que ni fu ni fa, los chavos de barrio, con sus carencias materiales y demás chavos y chavas que solo vivíamos dentro de la cada ves mas inapropiada ciudad de México y su controversial área metropolitana.
Nezahualcoyotl, Ecatepec, Naucalpan, Chalco, Satelite, Xochimilco y Milpa Alta (que aunque dentro del D.F. eran como la provincia chilanga) Cuautitlan, Tlalnepantla, Aragón, etc. Fueron el cobijo perfecto para los chilangos.

El D.F. es una ciudad de tercer mundo en donde tienen viada miles de culturas, desde la más extraña, hasta la más autóctona, eso si, es la ciudad más ecléctica de habla hispana. En medio de este escenario surge lo que en ingles se conoce como Rock And Roll, pero en México decidimos llamarlo Rocanrol; en español. Nuestro rock fue en español porque es para nosotros y nosotros hablamos el español.
Así crecimos miles de chavos escuchando y compartiendo desde nuestro espacio, nuestro rock, el Mexicano. Los grupos de chafas copias no eran nuestra bandera, ahora serian aquellos que como nosotros estaban hartos del: “I love you” y de “la, la, la, shivi, shubí, yea yea”. Ahora no pedíamos, exigíamos rock mexicano cantado en español.

Ahora bien, desde esos iniciales años 80´s hasta nuestros días, fuimos testigos de reales avances en esos sonidos, en donde la particularidad de acontecimientos ya sea sociales o catástrofes naturales, forjaron el espíritu de proponer más y mejores interpretaciones musicales. Con mayor contenido crítico, dejando de lado (o para otras circunstancias) el tan choteado tema del amor y desamor.
Al llegar a nuestro país el furor de ese slogan de “Rock en tu idioma” y esa avalancha de grupos argentinos y españoles, también llego una “apertura” por parte de las disqueras trasnacionales, radios y de las televisoras. Esto solo dejo a nuestro rock, relaciones importantes con contadas bandas de esos países y en el mejor de los casos, influencias musicales.
Así paso, en la metrópoli chilanga, se empezaron a escuchar rolitas de grupos mexicanos. La “apertura” llego y también la “comercialización” de este aún en pañales, rock mexicano en español.
En la transición de 80´s, a 90´s quedaron de lado algunos de los peores prejuicios y llego una especie de “época dorada” del rock mexicano, ya que las tocadas se hacían en variados espacios, aparte de los habituales, conjuntando a la banda rocanrolera de toditas las clases sociales, existiendo una pluriculturalidad de nuestra querida ciudad de México.

Modas que llegaron e hicieron fusiones de esta tan diversa juventud defeña. Así fue nuestra música, fusionada con el calor latino, los bailes de pueblo, los albures, el cine al estilo de Pedro Infante, los pasos de baile de Tintan, la conga, el danzón y el sabroso mambo; se enarbolo nuestra bandera y el guarache se hizo presente, con los gritos y sombrerazos acostumbrados de un hogar capitalino.

El rock creció pero sigue sin madurar, yo crecí y sigo sin madurar, mis amigos, compañeros de tocadas, briagas y desmadres rocanroleros crecieron y aún añoramos esas tocaditas en donde todos éramos carnales y se convivía con la cultura que ayudamos a crear que es nuestro Rocanrol mexicano.


FOLKLOR

Después de las atrocidades iniciadas en el 68, y después en el 71, continuaron los años penosos de México con su guerra sucia. Lucha gubernamental encargada de destruir cualquier intento subversivo por parte de nuestro pueblo, para intentar tener una situación de vida más digna.
Esos 70´s fueron el mejor pretexto para vincular la música con la protesta.
Miles de jóvenes no se quedaron con los brazos cruzados y lucharon por proponer cambios que repercutieran en la vida cotidiana del ciudadano común, estos pensamientos transformaron la perspectiva de nuestro querido país.
Influenciados por la revolución cubana, la guerra fría, (temor generalizado) Victor Jara, el che Guevara, etc. Los muchachos crearon una grandiosa utopía: la de soñar en algo en verdad justo, libre y democrático para todos.
Así pues, los 70´s forjaron la identidad de nuestra juventud, la cual por estar en su “peace and love” copiaron la moda hippie gringa, haciéndola propia: jipitecas. Esto desde ese intento fortuito de Avándaro 1971, hoy solo es el recuerdo del comienzo de nuestro rock, con grotescos rasgos de un Woodstock pero hecho en México.
Dejando de lado este suceso memorable de Avándaro, retomemos el momento político de nuestro país.
Actuaciones de nuestros músicos en eventos con tintes políticos se efectuaron al por mayor, en la universidad, las prepas, el politécnico y vocas, principalmente. Pero a esto no lo podríamos llamar rocanrol, ya que muchas veces era un solo tipo con su guitarra de palo cantando copias de Bob Dylan y demás músicos tipo rupestron. Sin embargo hubo algunos que empezaron a interpretar sus propias melodías, esto con la finalidad de obtener una clara respuesta en el público al cual querían trasmitirle un mensaje político y social. Estos burdos inicios hicieron que muchas autoridades los boicotearan, prohibiéndoles sus actuaciones en áreas más públicas.
Es así como se refugiaron en los canta bares y peñas. Algunos más lo hicieron en los camiones del ya inexistente pulpo camionero. Cabe destacar que algunos de los sindicatos de “izquierda” apoyaron estos pequeñísimos intentos de hacer de la música la herramienta principal para convocar a la gente a una causa social.
Los Nakos, un grupo que aún ahora continúa desarrollando una especie de folklorirock, fue el precursor musical más grato en hacer de la música (en su caso música chusca) el ingrediente perfecto para interactuar con la gente, con fines organizativos.
Músicos que se consagraron como interpretes, existieron a borbotones, pero fueron pocos los que con su mísero instrumento, fomentaron con su aportación el avance de nuestra música. Uno muy destacado es Memo Briseño y su brillante ejecución del órgano.

Los músicos que más destacan apoyando causas sociales son: Amparo Ochoa, Oscar Chávez, Gabino Palomares, Guadalupe Pineda (antes de venderse) Tehua, etc. Ellos, que a decir verdad nunca se llamaron roqueros, sin embargo fueron un gran precedente en lo que después, sí sería rocanrol.

80, 85

Damos comienzo a los años duros de este cantar, los mal logrados 80´s. El rock deja de ser en ingles.

La situación del rock en México era bastante chafa. Los grupitos que hacían rock eran nefastos, cantaban en ingles tocando refritos gringos y en el mejor de los casos lo hacían de grupos británicos; salvo contadas excepciones, hacían uso del español como idioma para cantar. Este período fue oscuro.
Todo esto se dio alrededor del gobierno de López Portillo y el entrante de Miguel De La Madrid, así en medio de las persecuciones a los chavos y el “delito” de ser joven, esos gobiernos se encargaron de “satanizar” al rocanrol. Surgen los chavos banda, que a decir verdad no es nada más que los jóvenes reunidos pa´ echar desmadre, con la particularidad de ser de clases sociales bajas, lo cual parecía ser la causa principal para ser victima de las razzias1. Actos de arbitrariedad en donde se perseguían a los chicos y se les apañaba simplemente por ser pobres. Así de lindo era el gobierno mexicano y el del DDF.
En los inicios de los 80´s se vivía en la incertidumbre de ¿qué escuchar?, las respuestas vinieron por parte de algunos aventurados que con una simple guitarrita de palo y una incipiente armónica, hacían nuestro rock. Roleros, rupestrones, folklorirock, etc. Tipos que con la inercia de esos “dorados” 70´s hacían intentos por cantar sus propias rolas pero ahora haciéndolo en español.
Músicos que crecieron escuchando las rolas de Janis Joplin, Pink Floyd, The Doors, Jimi Hendrix, y de más roqueros extranjeros, los cuales dejaron su legado en nuestros paisanos.
Grupos mexicanos que en el cover ya no veían la respuesta a sus necesidades de la muchachada chilanga, ahora agobiada por esos golpes represores del estado, eran los tiempos de experimentar de hacer un gran batidillo que llevaría por nombre: Rock Mexicano.

Infinidad de explosiones musicales hubo, sin embargo las que perduraron son las que sentaron las bases de nuestros insípidos cimientos.
Los canta cafés fueron el sitio perfecto y en algunos casos los únicos lugares donde se permitía que los músicos hicieran gala de sus habilidades. Otro de los lugares predilectos y en donde era posible cantar rock, fueron las peñas, sitios que con sus particularidad estética se cobijaban esos vagos intentos rocanroleros. Así pasaban los días y el estruendoso escándalo musical, se hacia presente en la ciudad de los ya, también presentes, imecas.

Herederos del verbo de lucha social, la nueva generación inició los 80´s cantando en español: roqueros del tipo de Rockdrigo González, surgieron de las alcantarillas de esta pestilente ciudad, con el único fin de cantar sus choronetas del D.F. Fallecido en el terremoto del 85, Rock, como se le llama, deja bien puesta una de las primeras piedras del movimiento roquero.
Sujetos que cantaban al amor, pero dicho con el gran florido lenguaje del habitante de esta urbe de hierro, donde el periférico sería la fuente de inspiración, o el bodrio de la película E. T., donde las ratas nos comen los ojos y la narrativa se convierte en la sal y pimienta de esta urbanidad.
Seguían siendo los elementos de decoración de los canta bares y de las peñas, además de infinidad de regaderas de baño, que guardaran por siempre esos cantares sin ton ni son.


Grupos que derrochaban armonía, síntesis y virtuosismo nacieron y murieron, siendo uno de los más destacados Chac Mool, de donde Jorge Reyes (ex Nuevo México) abriría un parte aguas para lo que más tarde se conocería como música étnica.
Continuando con su trabajo estaba el músico Paco Gruexxo que se mantenía con nuevos aires. Three Souls in my Mind, el que en estos años se rebautizo por simplemente el Tri.
Grupos con la inercia setentera, hubo dos que sobresalieron, Kenny and the electrics y Dengerous Rhythm los cuales posteriormente traducirían sus nombres al español.
Hubo un grupo en especial que surge en el 79, Vago, el cual era liderado por un personaje bastante ridículo, Charly Montana.
Luzbel fue un grupo de heavy metal que con el virtuosismo de Raúl Greñas y la creatividad de Arturo Huizar, derrocharon energía y colocaron la piedra inicial de nuestro heavy.
Un grupo que creo su propio estilo musical y dio gran énfasis a las tradicionales imágenes mexicanas, fue Botellita de Jerez. Trío integrado por Sergio Arau, caricaturista y cineasta, Armando Vega Gil, periodista y Francisco Barrios, un rolero rupestron ex miembro de los Nakos. Este fabuloso trío dio rienda suelta a su desenfadado guacarock.
Un grupo que merece mención aparte, es el de Cristal y Acero, ya que este grupo se dedico a realizar la música de obras musicales, el cual por sus características especificas llegaba a un público muy selecto. Lo destacado de ellos, fue que hacían sus rolas en español y para teatro, explotando su hard rock, bastante fresón.
En estos años un grupo solidario con las causas sociales fue: Salario Mínimo, el cual al no ser propiamente rocanrol lo que ejecutaban, sí sentaron un precedente en lo que serían las futuras fusiones con ritmos afro antillanos.
Un grupito con bastante prendidez, fue el de Toncho Pilatos, de los aferrados aun en los 80´s por continuar su labor iniciada desde los 70´s.
TNT, grupo encabezado por Ángela Martínez, que derrochaba poder femenino en el templete pronunciándose siempre en contra de los malos gobiernos y mentando madres por el gusto de tener las ganas. Solidarios con las causas sociales.
Un grupo punketero nacido en el tan conflictivo barrio de San Felipe (mejor dicho por ellos San Felipe Punk) Rebel´d Punk, incipientes iniciadores de nuestro punk. Analfabetos en el arte de la música, se abrieron paso con sus rolas mal traducidas a un español bastante bizarron.
Javier Batiz, músico oriundo de Tijuana, nos deja ver que trae la misma pila de los 60´s y 70´s, tocando en cafecitos, bares y lovis de hoteles, su ya clásico blus.
Surge una gran mancuerna, Jaime López y Cecilia Toussaint, autor e intérprete respectivamente, de variadas canciones que dejaban ver la creatividad en las letras, muy chilangas, por parte de él y la voz melodiosa de ella.
Ven sus primeras apariciones dos grupos que años después fueron ganando “espacios” comerciales, que, “según ellos” abrirían las puertas al rock mexicano: Las Insólitas Imágenes de Aurora y un grupo de Guanatos Sombrero Verde. Ambos con dos propuestas bastantes “digeribles”. Hoy Caifanes-Jaguares y Mana.
Un grupo que paso sin mayor gracia que la de cantar en español y hacer un pop bastante comercialote, fue Taxi.
Blues Boys, un grupo que se abría paso con sus melodías cursis y llenas de dolor, que solo sentaron otro precedente en el sinuoso camino del blus urbano.
Follaje grupo de blus que a pesar de sus carencias musicales, hacían muy buenos intentos por hacer de su blus algo original. Lo que esto quiera significar.
Banda Bostik desde el mero corazón de Tlalnepantla llego en estos años pero es hasta 1987 que se gano a la banda.
Fausto Arellín, Rafael Catana, Alejandro de la Garza, más tarde, Emilia Almazán, Roberto González, Eblen Macari, la intérprete Nina Galindo, Armando Rosas y la Camerata Rupestre, Carlos Arellano, Arturo Mesa y María Eva Avilés, son algunos de los interesantes interpretes de música rupestrota mezclándola con este blus que se empezaba a realizar. Muchos de ellos y ellas continúan en nuestro rock con sus pros y contras de ser la generación de interpretes incomprendidos que a pesar de los años siguen sonando o en el mejor (o peor) de los casos (como se quiera ver) siendo los autores de verdaderas rolas que llegan a lo más profundo del ser.
Mayita Campos una chicuela que desde los 70´s hizo su aparición en la escena del rocanrol, seguía de terca y dejando escuchar su dulce y refinada voz.
Un grupo que inicio en estos primeros años de la década de los 80’s, fue Abril, una mezcla entre heavy metal y pop.
Qual, grupo acompañante de Rockdrigo Gónzalez.
Dos grupos de guanatos que de ves en cuando se dejaban escuchar en el defectuso, fueron: Mask (primer banda de José Fors) y Clips (banda donde inicio Cala, vocal de Montana y de Rostros Ocultos).
Casino Shangai, Punto y Aparte, Arpía, Bulldogs Blues, Falso Contacto y la Dosis son algunos de los nombres de esas bandas que quedaron en el camino, pero también se quedo su granito de arena pa´nuestro rocanrolito.
Caja de Pandora, pioneros de rock progresivo mexicano, exportando su única producción al subterráneo gringo. Excelentes músicos.
Y que mención debe de merecer la sorprendente agrupación: Iconoclasta, que cuenta con la particularidad de ser pionera en México, de hacer rock progresivo en español y de verdadera calidad. Integrada por fabulosos músicos en toda la extensión de la palabra. Sobresaliendo el baterista Víctor Baldovinos y el compositor, tecladista y guitarro, Ricardo Moreno.
Cabe destacar que en 1980 se creo un espacio de la cultura del rock, un espacio donde centeneras de chavos se reunían para difundir, conocer y fomentar el rocanrol. Hablo del Tianguis cultural del Chopo. Viendo su luz primera el 4 de octubre de 1980, convirtiéndose en otro suceso de gran importancia para el rock mexicano y sus manifestaciones colaterales. Este espacio surge por iniciativa de Jorge Pantoja, el cual era promotor cultural del Museo Universitario del Chopo, la primera zona de tolerancia para el roquero, donde asiste la gente que por fin tenia al alcance una infinidad de música después de tanta abstinencia recetada por la radio y las disqueras.


Un espacio de rock, bautizado con el nombre de Rockotitlan, fue algo novedoso para una ciudad donde lo más importante era sobrevivir a las pendejadas hechas por nuestro gobierno. Este antro continúa siendo un sitio de reunión de chavos para escuchar buen rocanrol mexicano y en algunas ocasiones rock extranjero.
Así, con un tianguis de estas características tan particulares, un antro rocanrolero, un rock rustico pero ya hecho en nuestro idioma, los años iniciales de la década de los 80´s llegaron a su clímax en el momento mismo que la tierra de la ciudad de México se cimbró un 19 de septiembre de 1985.


LOS HOYOS FONKI

Los hoyos fonki, lugares de exposición de nuestra musiquita, tuvieron la particularidad de ser de lo más subterráneo que pudiera haber. Desde un terreno baldío con sus ratas y cucarachas paseándose entre los pies de los asistentes hasta una bodega de partes robadas enclavada en el mismísimo corazón de la meche2. Así fue como a pesar de los apañones, persecuciones, desinformación de los medios masivos de comunicación y extensas etcéteras, el rock seguía sonando y la banda (en verdad banda) se rifaba a ir a estos encuentros musicales, con tan solo 3 varitos, después de sobarse el lomo chambeando de obrero, para ayudar a su jefa.
El rock fue rebelde y de alcantarillas.

La rebeldía que se profesaba en estas situaciones era simplemente por el hecho de ir a la tocada pasara lo que pasara, bailar de brinco un buen blus y mentarle la madre al gobierno que no permitía la libre reunión de los chavos, con sus fachas, sus chelas y una buena morra locototota.

Sitios clandestinos en donde fulano ponía su sonido (sonido “Panchito, ito, ito”, que ese día no tenia ni boda ni 15 años) otro cuate sacaba una lona, aunque tuviera pintada la palabra: Conasupo; mientras otro carnalito veía como le hacia pero conseguía un viejo terreno baldío, para que la banda del barrio le cayera a escuchar unas buenas rolitas. Así, en medio de los enojos de la semana con el patrón, con las angustias de ser padres jóvenes que apenas dejaron la mamila, las broncas de una madre prostituta y un padre alcohólico, etc. se contaba también con la energía de estar llenos de desmadre. La tocada acababa en madrazos con los wueyes del otro barrio que le cayeron sin previo aviso y armaron tremendísimo zafarrancho. Así eran los hoyos fonkis.

¿Grupos? Miles, centenares de bandas que con orgullo nos deleitaban y nos ponían los pelos bien erizos, donde la mota era la droga más fuerte y el alcohol el mismísimo reflejo de nuestro jefe borracho. Mezclas extrañas entre desahogo social y exorcismo juvenil.

¿ROCK EN TU IDIOMA?

Llegamos al momento histórico después del terremoto del 85, en donde la gente del D.F. se vio en vuelta en una terrible catástrofe natural.
Las paredes de las casas se movían de un lado a otro, vidrios tronaban por doquier, edificios enteros cayeron en un santiamén, personas quedaron sepultadas en las toneladas de escombros. La ciudad de México se volvió un polvorín, humo con aroma a orín, silencios eternos que cubrían la voz desesperada de una madre buscando a su hijo, perros dejando media nariz en la búsqueda de un alma perdida, topos3 que auxiliaban a las familias anonadadas, solidaridad en toda la extensión de la palabra y aún así, la muerte rondó sin ninguna compasión llevándose a nuestros hermanos defeños.

El gobierno recibió ayuda del extranjero a borbotones, la cruz roja era más socorrida que la cruz de Jesús, los noticieros eran en verdad un sistema de comunicación, la luz desapareció por completo, en el aire solo se respiraba desolación y vagas esperanzas por recuperar a un pariente, o aunque fuera recuperar a “alguien”, a quien fuera, se buscaba la vida con angustia y sufrimiento.

El Distrito Federal se dividió en dos: los vivos y los muertos, todo lo demás era escombro, polvo y la mierda que queda como resultado de un terremoto.

Después de intentos (algunos buenos otros no) por restablecer la vida en el D.F. se llegó a la conclusión más humana posible: esto tenía que continuar, con los que seguíamos vivos. Crudo y a la vez real.

Sin embargo como a nuestro gobierno le encanta resolver las cosas con pan y circo, pues nos dieron el grandioso mundial de fútbol México 86, con pique4 y toda la parafernalia posible. Ósea, no la metieron. Quisieron tenernos aletargados con el fútbol día y noche, a todas horas, para ocultar sus saqueos, robos, tranzas, construcciones hechas con material de tercera y lo que fue peor, lucrar con el dolor de la gente.

Dentro de este “maravilloso” contexto histórico, se dio la gran estafa del rock, un bodrio de nombre: “Rock en tu idioma”.
Las disqueras trasnacionales RCA y Ariola, juntas formaron BMG, la cual con sus vertientes, iniciaron una campaña de difusión de sus bandas de rock. Siendo mayoritariamente argentinas y españolas, bandas que con años de trayectoria en sus respectivos países, llegaron al nuestro con el firme propósito de acrecentar su público además del evidente enriquecimiento a costa de nuestros castos oídos, inocentes aún en esos años.
Bandas al por mayor se podían escuchar o ver en las radios y televisoras, grupos muchos ellos con la habilidad musical de un marino en un desierto, algunos otros con largos años recorridos y con una propuesta bastante interesante, sin embargo, llegaron a nuestro México, bloqueando claramente la difusión y promoción de nuestros roqueros.
Es así como la evidente comercialización del rock en castellano, se exploto al por mayor en nuestro país, siendo el trampolín musical para extensas agrupaciones que se daban cita aquí.
Mencionar a todas esas bandas, seria algo interminable, ya que hubo infinidad de ellas, sin embargo algunas de las de mayor trascendencia e influencia para nuestros renovados y nóveles conjuntos musicales, son: Hombres G con su pop fresón y su particularidad de ser de las primeras (en México) en tener una rola en los primeros lugares de la radio, la cual contenía groserías. Abajo los tabú’s moralistas. Fuera de eso es una banda que solo se hizo rica con nuestro varo.
La fabulosa banda argentina de Soda Stereo, que a parte de tener canciones de gran inspiración, estaba integrada por grandes músicos de ese país.
Otra banda argentina fue la de Enanitos Verdes que sin gracia y sin inspiración, se hizo popular en base a rolitas sencillas y con claro carácter comercial.
Una banda argentina que fue de las más gratas y de valiosas influencias en la fusión de ritmos latinos y rock, es la de Los Fabulosos Cadillacs, que con el paso de los años se convirtieron en el mayor referencial de nuestro futuro rock fusionado con ritmos afroantillanos.
Grupos españoles hubo infinidad de ellos, pero pocos de verdadera importancia. Dos agrupaciones que con su rock chistoso, lleno de dobles sentidos e irreverencia, se volvieron en valuarte para nuestro rock: Los Toreros Muertos y la Trinca.


Nacha Pop, La Unión, Un Pingüino en mi ascensor, Vilma Palma e vampiros, Alaska y Dinarama, Miguel Mateos y Zas, Radio Futura, Mecano, Duncan Dhu, Ole ole, Git, Los Abuelos de la nada, Orquesta Mondragón, El Último de la fila, Los Cómplices, Presuntos Implicados, Héroes del Silencio, Danza Invisible, Virus, Los Rodríguez, Charly García, Los Prisioneros y un etcétera enorme que sería imposible mencionar a todos.
Cabe destacar que dentro de esa horrible avalancha de grupos argentinos y españoles, se comercializaba subterráneamente con música de grupos más propositivos, que llegaban a la ciudad de México a través del mencionado tianguis del Chopo.
Banda de los Intocables, argentinos, que con su ska fresco se hicieron presentes en México, aunque de manera subterránea.
Cintas piratas de grupos tan valiosos como La Polla Records, Eskorbuto, Attaque 77, M.C.D., R.I.P., Ángeles del Infierno, Barón Rojo, Todos tus Muertos, Ilegales, Obús, Rosendo Mercado, Kortatu-Negu Gorriak y Mano Negra, (estos dos últimos siendo precursores en la fusión con ritmos latinos, pero con la particularidad de tocar temas sociales) en fin cantidad de grupos que por expresarse en un género poco comercial (ya sea punk o metal) no obtuvieron esa enorme difusión que los antes mencionados.
Toda esta heterogeneidad de rock hizo que transformaran nuestro insípido rocanrol en un gran recipiente receptor de mezcolanzas extrañas y diversas.

Aquí en México se trato de imitar esa vanguardia musical, coptando a varias de nuestras bandas para sus fines completamente comerciales.
Caifanes, Mana (Guadalajara) Maldita Vecindad y los Hijos del Quinto Patio, Ritmo Peligroso, Keny y los Eléctricos, Bon y los Enemigos del Silencio, Aleks Sintek y la Gente Normal (basura de Televisa) el Tri, Rostros Ocultos (Guadalajara) La Cruz (Tijuana) Neón, Los Amantes de Lola, Fobia, Kerigma, Botellita de Jerez ahora en su “etapa cumbianchera”, etc., tomaron la “bandera” de la comercialización de su rock, cayendo en una competencia versus extranjeros, entablada en condiciones desfavorables para los nuestros.

En medio de este ambiente, grupos mexicanos que “no obtuvieron cabida” en la nefasta propuesta rocanrolera de rock en tu idioma, optaron por seguir su andar desde sus trincheras.
Grupos que nacen en esta época, tales como: Tex Tex, Banda Bostik (en su segundo aire y el mejor de ellos) Trolebús, Yey, Síndrome, Espécimen (de Tijuana originalmente) Xenofobia, Disolución Social, Ss-20, Angélica Infante y Fixión, Alce Blues, Huizar (grupo que formo Arturo Huizar, tras su salida de Luzbel) Tecnopal (posteriormente rebautizados como Factotum) Raxas, Masacre 68, Sedición (de Guanatos) Attoxxico, Khafra (de Sonora) Transmetal, Next, Inquisidor, Ramses, Cerdos Sexuales, Solución Mortal (Tijuana) Cuero y Metal (oaxaqueños) El Personal (Guadalajara) Mara (con el mismísimo Charly Montanna) Splash (Can cún) Yaps, Isis y compañía, Interpuesto, Heavy Nopal, Tere Estrada, Real de 14 y de más grupos que desde sus lugares de trabajo aportaron un gran grano de arena pa nuestro rock.
Un grupo que merece mención aparte, ya que su público al cual se enfocaba eran los morrillos de esa época: Que Payasos.


Antros empezaron a nacer para darle cabida a esta expresión juvenil que se venia encima: Rockotitlan que continuo, El Tutti fruti, El Lucc, Hard Rock y el Bulldog, se convirtieron en los lugares concurridos por los chavos que querían ver en vivo a su grupo que escuchaban en radio.
Los viejos bodegones, auditorios municipales, cárceles, estadios de futbol, explanadas delegacionales, etc. fueron el mejor foro para que la banda roquera, roqueara al por mayor.
En las escuelas de la UNAM y del Politécnico, las tocadas se hacían con grupos que apoyaban los movimientos estudiantiles. En esa época se efectuó la huelga del CEU, (UNAM) en donde centenares de músicos aportaron sus propuestas.
Las mujeres costureras que en el 85 perdieron sus talleres, se refugiaron en su sindicato, en donde de ves en cuando las tocadas se irían haciendo costumbre.
En la Preparatoria Popular Fresno se efectuaba una tocada el día 2 de octubre: Mártires del 68. Irrepetibles conciertos llenos de desahogo social.
El Chopo era cada vez más concurrido y no faltaban los madrazos entre los punkis y los metaleros, en medio de un ambiente con olor a cerbatana bien helodia.

Es ahí donde un tío de nombre Vladimir Hernández locutor de radio en grupo IMER, en la estación Estereo Joven, crea la fabulosa revista Banda Roquera, (banda de radio) donde se daba difusión a las banditas, tocadas, noticias, Lp’s que valían la pena, en fin un concepto bastante rocanrolero. Vino a hacerle compañía a la legendaria Conecte, revista dedicada también a la difusión del rock.
Una disquera encargada de aglutinar a las bandas mexicanas de metal, fue la efímera Avanzada Metálica, que con los años desapareció, pero fomento (hasta donde pudo) el metal nacional. (Lástima que en su catalogo incluía una gran cantidad de bandas que cantaban en ingles)
Discos y Cintas Denver, disquera que se dedico a “promover” el rock subterráneo chilango y del área que le rodea. Aglutino a la mayoría de esas bandas que no tuvieron cabida en su basura de Rock en tu idioma en Denver hicieron mancuerna de automarginación. Mal que bien ahí estuvo Discos y cintas Denver.
Se termina el sexenio de De La Madrid y comienza a verse el mayor fraude electoral en nuestra historia. Por el partido del PRI, Carlos Salinas de Gortari, continuando con la tradición del dedazo, llega a la presidencia, tras haber existido una serie de “irregularidades” en el sistema de computo (se cayo el sistema) del IFE.
Con esta estrategia fraudulenta, se derrota al candidato de la coalición de izquierda, Cuauhtémoc Cárdenas hijo de Don Tata Lázaro. Después de varias movilizaciones a Temoc Cárdenas le temblaron las rodillas y dejo al pueblo esperando “tiempos de verdadero cambio”.
Con la entrada en vigor (abiertamente) del neoliberalismo, México sembró las bases de próximas reacciones sociales que influirían directamente en nuestro rock.

90 AL 94

Se viene el gran boom del rock mexicano, bandas que desde finales de los 80’s se iniciaron ahora llegaban a una gran consagración.
En el 90, lo que queda de Luzbel saca un disco y Huizar hace lo mismo con una basura de LP. Raúl Greñas crea Argus, su propio grupo musical y Arturo Huizar se integra a Raxas.

En cualquier taller mecánico podíamos escuchar entre el ruido del motor y el traca traca de las herramientas, el fondo musical era una rolita que decia: “El no lo mato, fue el medio…” de una banda encabezada por Luis H. Álvarez un tipo que se autonombraba como el Haragán. La banda de inmediato se identifico con este carnal que nos decía que éramos sus valedores juveniles.
Otro grupo surgido del desaparecido Blues Boys, de nombre Lira And Roll, cantaba la muy urbana canción de: “María has perdido media vida…”.
El buen Vago encabezado de nueva cuenta por el excéntrico Charly Montana nos deleitaba con su popular: “Tu mamá no me quiere dice que soy un vago…”
El rock urbano nació y llego para quedarse y ser la identidad de la banda conurbana y de barrios pobres.

Pero más allá de este rock urbano, bandas que desde finales de los 80’s surgieron y no tuvieron cupo en el “Rock en tu idioma” llegaron para construir un movimiento fuerte de rock con calidad.
La disquera BMG crea el subsello de nombre Culebra en la cual se aglutina a una muy variada cantidad de grupos tales como La Cuca, Santa Sabina, La Castañeda, Tijuana No, Toxodeth, Romántico Desliz y La Lupita, con los cuales se abrirían más tarde una serie de conciertos al aire libre en diferentes áreas del D.F. y el país, llamando a esto De la Raza Pa la Raza. Verdaderos encuentros de la juventud, de distintas latitudes del área metropolitana, en donde un chico fresa de Coyoacan, convivía con un carnal de la Buenos Aires, sin pedo alguno, más que el de hallar un lugar donde vendieran chelas frías en bolsa.

Surge una agrupación encabezada por José Manuel Aguilera, Sangre Azteca, nace con un concepto bastante original, en donde fusiona rock progresivo con un acordeón haciendo una musiquita de muy buena calidad.
La Maldita Vecindad hace una gira por el viejo continente, obteniendo (ante propios y extraños) un gran reconocimiento por esos lares. El lanzamiento de su disco El Circo abrió esas puertas que no habían sido tocadas por alguna banda mexicana. De este disco se pueden decir infinidad de cosas, pero lo más destacado es que hizo una fusión de ritmos que vino a enriquecer a nuestro rocanrolito.
Un grupo (que dudo mucho que sea rock) llego desde Cd. Satélite haciendo un verdadero engendro musical; salían al escenario con huaraches, sarapes, y ¡sin batería!, esto se hace llamar Café Tacuba.
El grupo Casino, tocó otro ritmo poco experimentado el del funky, obteniendo grandes resultados en su paso breve por nuestro rock.
Los Caifanes y Mana harían en esos años para “su selecto público” su vendible rock.
Se dio un auge de los grupos por nombrarse con nombres de reptiles, tales es el caso de la banda de nombre Los Lagartos que sin pelos en la lengua te decían sus confesiones a manuela5.
La disquera trasnacional de Warner crea su subsello de nombre Rockotitlan, (igual que el antro) en donde integra a bandas que en ese lugar son las más importantes. Kerigma en su segundo aire, Ansia, Juguete Rabioso, Crista Galli, Sergio Arau (ex botello, ahora de solista) y demás bandas asiduas a este sitio.
Un sello independiente que nace en estos años, fue el de Rock and roll circus, hospedado en el antiguo LUCC.
Coda un grupillo que se quedo con la fuerza que el hard rock tuvo a finales de los 80’s, vio luz pública con bastante energía y bastante miel chorreada de su (a pesar de todo) muy buena ejecución de la guitarra.
Dentro del ritmo cadencioso del reggae, aparecen las pioneras del futuro movimiento razteca, Los Rastrillos y Los Yerberos. Sin embargo hubo una de un nombre enorme: 38,400 Voces y sus Excepciones, integrada por miembros haitianos en su mayoría. Otro grupo fue Temporada de Patos que no dio el ancho. Pero con esto se empezó a escuchar una gran variedad de ritmos musicales y no solo el pop fresón de los 80’s o el blus urbano.
Los de Abajo se dejaban escuchar con su puberto salsa-cumbia-rock.
Jorge Reyes realizaba presentaciones los días 21 de marzo con motivo del equinoccio, desarrollando una especie de metamorfosis corporal, reproduciendo desde un caracol hasta un sintetizador. Experimentación musical con gratísimos resultados.
El Tri empezó a grabar discos cada año a partir de estas fechas, en donde ahora, acompañado “de su domadora” como Alex Lora dice, (ella en verdad lo doma) se volvió en un grupo repetitivo, en donde solo cambiaba la letra de la rola.
La banda de nombre: Victimas del Dr. Cerebro, hicieron un robo!!, aconsejados por la disquera Warner, hacia sus antiguos compañeros. Algunos integrantes de Victimas estaban en Tecnopal, en donde compusieron la rola del Esqueleto, un himno en estos años. Al grabar la canción en su disco, cedieron los derechos a la disquera, con lo cual rompieron lazos importantísimos con la ética del ambiente rocanrolero.


Grupos de esa época surgieron y muchos más no lograron mantenerse, algunos son: Herejía, Guillotina, La Gusana Ciega, Riesgo de Contagio, Antigua, Resorte, División del Norte, La Bola, Nova, La Nao, El Dengue, Branda, Los Necios, Sistema, El Huitlacoche, Arka, Souset, Consumatum Est, El Rosario de María, Erótica, Antidoping, Las Bailarinas, Escroto, Antisociales, Sam Sam, Línea Continua, La Candelaria, Raza de Bronce e infinidad de bandas tanto del área metropolitana como de provincia, que ya empezaban a escucharse (más) en el D.F.

Un pequeño grupo de nombre Vantroi ex miembro (musical) de un colectivo teatral surgido desde los 60’s /70’s, CLETA, crea su rocanrolito muy al estilo del rock radical vasco.
Un grupo de Sinaloa con sus ritmos latinos, fue el de Ergo Sum, que desde aquel estado nos deleitó la pupila y el oído.
Están los punks de Vomito Nuclear, Colectivo Caótico y Asociación Delictuosa.
Una banda de Guanatos que se dejo ver en el Distrito Federal, fueron los hijos de su chingada madre: Garigoles, que sin importarles nada (literalmente nada) te decían que Juan Pirulero se masturbaba, que estaban en el tambo por manosear a su novia y en fin, sin prejuicios morales y muy poca armonía musical.
Un conjunto que empezó a experimentar más en forma y de lleno, con el estilo musical jamaicano del ska, fue el de los Estrambóticos. Ritmo que años adelante sería el más popular.
Simples Mortales y Santísima Trinidad, dos grupos que duraron poco, pero al igual que Estrambóticos realizaron ska.
Una banda de rock gótico, fue el Clan, que con su particularidad de tocar esta vertiente del rock, se abrió paso por nuestra ciudad (¿gótica?) de noches rancheras.
Muchas banditas que en los 80’s alcanzaron gran nivel, en los noventas ya era clásicos de nuestro rock. En las filas de Culebra se agrega a una renovada Botellita De Jerez que volvía (de cierta forma) a su “antiguo” y desmadrazo guacarock, lanzando a la venta el que quizás es su mejor disco: Forjando Patria.
Luzbel reaparece con Raúl Greñas y Arturo Huizar, de nueva cuenta juntos, pero ahora con un hard rock bastante fresón.
Algunos ex miembros de Ramses forman una banda de nombre Garrobos.
Una banda que desde Avándaro estuvo presente en nuestro rock fue la de los Dug Dugs que ahora ambientaban con su música las noches en los bares y restaurantes.

Las tocadas memorables en zapo6, Texcoco, carita j.c., en la arena López Mateos, la prepa Fresno, en fin donde a los “organizadores” se les ocurriera (y les permitieran) para estar más cerca de la banda, existieron al por mayor y se volvieron clásicas de fines de semana, donde era todo un ritual asistir. Si eras punki, te parabas los pelos, si eras metalero, te encuerabas (vestirse de cuero) o si solo eras roquero, te ponías tus converse, tu pantalón de mezcla bien entubado y tu playera negra con el nombre de tu banda favorita. Ya vestido para la ocasión, estabas listo calixto pa armar un slam, al lado de tu morra. Llegabas al toquin y buzo caperuzo con el varo que te dan vuelta y luego la chela ¿con que ojos divino tuerto?. Entras y gritas: ¡que viva el rocanrol!

Llego el 1º de enero, en el estado de Chiapas al sureste del país, aparece a la luz pública un ejército insurgente autonombrado EZLN (Ejercito Zapatista de Liberación Nacional) con esto se evidenciaron muchas carencias vividas por nuestros indígenas por siglos.
Este movimiento vino a movernos muchas de nuestras peores características como humanos, ya que a nuestros indios los veíamos como simples objetos arqueológicos que decoraban nuestros hogares.
El EZLN dijo ¡ya basta! e infinidad de mexicanos nos sentimos incluidos en su voz, la voz de los menos, de los muertos de enfermedades curables, de los excluidos, de los olvidados. Igual que ellos la sociedad civil (como nos nombraron) empezamos a vivir nuestra realidad desde una visión más plural y más digna.

La obra maestra de Salinas de Gortari fue la de impulsar el TLC (Tratado de Libre Comercio) el cual se vio (medio) truncado con este despertar de nuestros hermanos chiapanecos.



EL ROCK ZAPATISTA


En medio de este contexto, descubrimos que el movimiento del EZLN transformo la cosmovisión de nuestros roqueros, ya que ahora tenían la evidente influencia de las propuestas organizativas de este grupo armado.
El 12 de enero de 1994, la sociedad civil realiza una tremenda marcha nunca antes vista (por el trasfondo político) en la Ciudad de México. Con el fin de parar la guerra que estaba impartiendo el gobierno del chorejas en contra de los zapatistas.
A partir de ahí, se entrelazaron los vínculos entre los indígenas y la gente. Es con este patrón de eventualidades, que se efectuaron encuentros entre la guerrilla y la sociedad, sin importar las dificultades que esto conlleva, nos hermanamos en una sola unidad.
Con estos contactos fraternales, los rocanroleros mexicanos, empezaron hacer su rock de apoyo a la causa zapatista.

Bandas como Santa Sabina, Maldita Vecindad, Los de Abajo, Tijuana No, Los Rastrillos, Botellita de Jerez, La Milagrosa (Con Julieta Venegas) etc. organizaban juntos a la sociedad civil, (principalmente estudiantes) infinidad de toquines de apoyo al EZLN y a sus gentes de Chiapas.
Conciertos memorables como los de ciudad universitaria, en donde bandas de diversos géneros hacían acto de presencia, tratando de vincular al público con esta causa. Conciertos donde el costo era un kilo de arroz o de fríjol, ayuda en especie para la caravana Ricardo Pozas, que iría hacia las comunidades indígenas con toneladas de acopio.
Tocadas en la escuela de antropología que con 20 pesitos entrabas y te cotorreabas chido, junto con banditas que empezaban a sonar y algunas otras consagradas. Eventos en donde podías comprar tu cheluca pa chingartela con la banda mientras bailabas un slam y la mota se corría sin ningún pedo.

Con la influencia teórica del zapatismo, los grupos enfocaron las letras de sus rolas hacia temas de verdadera democracia, dignidad, libertad, etc. Ellos proponían en sus letras, más igualdad hacia nuestros indios.

Conciertos en el estadio de prácticas en C.U., en la explanada de rectoría, o la serie de tocadas que se dieron en el Zócalo, en la escuela de antropología, el ángel, el Chopo, además de los toquines que se realizaron en las UAM’s. En fin toquines había por doquier, la solidaridad se empezó a demostrar abiertamente, en donde con armonía, podíamos ser testigos de grandiosos conciertos que quedaran por siempre presentes en la memoria chilanga.

Era loco llegar al toquin bien armado con las chelas, la bandera7 las chavas, la moys8 pa que martita nos conozca9 uta!, pos bien macizo pa ponerle al coto, con la guasa bien chida, pa escuchar a la Maldita refinarse sus rolitas, un slam, donde si te caes no h ay fijón, pos desde estos años la solidaridad se volvió características de las tocadas y las madrizas solo se dan por que uno o dos gueyes se pusieron bien erizos y quieren talonear a la banda. Y pos nel, no procede. Mejor que vivan los zapatistas, el sup, que viva el EZLN.

A partir de esos conciertos infinidad de grupos trataron de organizarse en forma de colectivos musicales que fomentaran la autonomía como músicos roqueros. Sin embargo, es también por estos

días, que se venían tiempos de cambio político, el PRD, con la “postura” de “izquierda democrática”, toma como suya, la vanguardia zapatista, sus propuestas y hasta su discurso, esto, (obviamente) al ver la repercusión que el movimiento del EZLN había adquirido a nivel nacional e internacional, para ganar adeptos dentro de las filas de los simpatizantes al zapatismo. Lo cual (por desgracia) logro, grupos que en un inicio apoyaron abiertamente al EZLN, ahora hacían lo mismo con pre candidatos, candidatos, etc. hacia un cargo público. Es en estos momentos que muchos medios de “comunicación” comienzan a vincular al zapatismo con este partido político, lo cual era una evidente promoción protagonista, sin embargo los errores de este partido político provocaron el divorcio con varias de estas bandas, que rompieron por lo más sano.

Un grupo que ve y desarrolla muy bien el rock en pro de la causa zapatista, es Vantroi, que desde su primer demo en el 94, se vieron sus tintes políticos con clara influencias del grupo armado y en general, este movimiento guerrillero, político, indígena, humano, cultural (aquí entra el rock) y sobre todo de conciencia social, ha sido un gran valuarte para nuestro rocanrol.

Vienen tiempos de caminar preguntando, de promover los diálogos de San Andrés Sakamchen de los pobres, Chiapas, tiempos en donde lo que más importa es buscar un mundo donde quepan muchos mundos, donde la sociedad se organice. Y se viene también el gran movimiento skasero, que desde la gran cloaca llamada Distrito Federal, nace para promover la fiesta y el desmadre, cotorro, el desmadre chido. Ahora los salseros eran bienvenidos a los toquines de rocanrol.

EL SKA

Uno de chavo, solo piensa en echar desmadre, va a la secundaria y empieza a ir a fiestas, en donde el sanguich y el chesco es lo primordial, la fiesta se desarrolla en medio de los chavos que no quieren bailar y las chavas que se mueren de ganas por bailar, después de que una chava por fin se anima y saca bailar a un chico, pos ya las parejas se empiezan a formar y todos a ritmo de una buena cumbia de Eddie Santiago, mueven el bote. Pero, algunos chicos no nos agrada esa música, a nosotros nos gusta el rocanrol y es cuando optamos por chupar como cosacos, para no aburrirnos.
Después de vivir estas experiencias cada fin de semana, comprobamos que aunque no lo aceptemos, crecimos, también, influenciados por esta musiquita.

Cuando se empiezan a hacer tocadas de ska, vemos que los grupos hacen mezcolanzas entre el viejo ska de jamaica, el rock, ya sea en punk o hard core y las que años atrás eran nuestras odiadas salsas y cumbias. Pues vemos con bastante agrado que de eso, ya tuvimos nuestra dosis y se nos hace más fácil aceptar que las fusiones con ritmos latinos, son bien chidas.

Nuestro ska es así, muy pachanguero, huarachero y charanguero, en si, es como esas fiestas de secundaria, pero ahora con chela en bolsa y mariguana.

Corría el año del 95 entrando en el 96, es la década de los 90’s, después de haber asimilado ese maravilloso movimiento del EZLN, vemos que en las tocadas, aparecen nuevos grupos que se visten muy estrafalariamente, una mezcla rara entre punk, hard core y reggae, se hacen llamar la banda skasera.
Llevan por nombre Sekta Core, La Matatena y La Tremenda Korte, que son tres que podemos ubicar como las primeras en su movimiento. Estas bandas empiezan a tocar su ska. ¿Ska? Casi nadie sabía que onda con este ritmo, algún chavo de onda reggae responde: “es un ritmo jamaiquino”. Pero es lo de menos, estos grupos empiezan a prender en verdad al público, su música es bastante movida, alegre y pegajosa; sus letras pasan desde los temas sociales habituales hasta las demandas del EZLN.

Estas tres nóveles bandas, nunca pensaron hasta donde podría llegar esto que ellos bautizaron como movimiento skasero.
Los pantalones bombachos, las cadenas, los pircin, los pelos pintados de colores, las piochas, los boxers, el grafiti, las patinetas, en fin todo un rollo alrededor de esta corriente musical, comenzó a pintar los espacios habituales del rock, donde como salidos de las coladeras, miles de skatos abarrotaban los toquines, poniendo su sello a estos eventos.
Toquines donde convivían los punkis y los skatos. Ahora ese carnal que de morro escuchaban cumbias estaba junto al punk, y sí, algunas veces hubo putazos, pero en general, se la pasaban chido juntos.

De los primeros toquines plenamente de ska chilango, se efectuaron en el Local de Costureras, con un templetito muy cucho y el costo de la entrada era de acopio pa la banda de Chiapas, el portazo no se hizo esperar, y a brincar a la voz de ska, ska, ska, so, so, go, go y más madres que ni se entienden pero como prenden.
Surgen más bandas como Salón Victoria (Antes Radio Machete), Stupid School, La Zotehuela, Nana Pancha, Panteón Rococó, Inspector, Cabrito Vudu y Skaterrestres (Monterrey), Skalofrio, Ka-ras Citadinas, Almalafa (Tijuana) Revuelta Propia, Trenza de la Abuela, La Cizaña, Sonora Skandalera, La Fonda (Tamaulipas) etc. montón de grupos de ska se daban al por mayor, unos con calidad, otros con propuesta política, y los menos por el solo hecho de cotorrear.

En esos años los skatos se dedicaron a promover el discurso zapatista de la autogestión, es cuando surge un carnal de nombre José Manuel Salgado, que creó su sello: Pepe Lobo Records, este tipo se dedico (en verdad) a promover al ska mexicano, después de grabarles a casi todas las bandas existentes en el D.F. y área metropolitana sus demos, les grabo (a algunos) sus Cd’s ya con mayor calidad. Hizo los memorables discos de Escuela de Baile y edito en México algunos Cd’s de bandas extranjeras.
La música ska se empezó a expandir por toda el área metropolitana obteniendo gratísimas ganancias, tanto musicales como económicas, sin embargo una mayor gratificación, es la de hacer con este movimiento, un nuevo auge de nuestro rock, el cual había caído en un gran bache.
Ahora el ambiente rocanrolero chilango estaba dominado por los chavos skatos, que cayeron en muchos vicios clásicos del mundo del rock: droga en exceso, poca claridad social, grafitear y destruir todo a su paso. Con esto en lugar de abrir espacios cerraron más y dieron la imagen del skato destroyer, el que raya las paredes, el metro, rompe vidrios de anuncios, toma cerveza y fuma mota, se embrutece, es gandalla, le vale madres la decencia, roba en los Oxxos, fornica donde tiene ganas, maltrata a los perros, es apolítico, odia el rock pesado, anda en patineta faroleando, se pelea con los chavos de otros barrios, en fin, la antítesis de la humanidad. Pero la situación no fue tan crítica, los chavos que en verdad se inmiscuyeron en la onda skata, fueron minoría pero aún asi realizaron verdaderos proyectos para enriquecer el movimiento skasero. Colectivos skaseros surgieron, fanzines, grafiteros de alto nivel artístico, maestros de la patineta, banditas de música, organización comunitaria, etc. Hicieron la parte chida del movimiento skasero.

Sekta Core se convirtió en la primer banda en grabar un disco con una disquera trasnacional (Sony) dejando de lado muchas de sus propuestas musicales originales.
De los más destacados a nivel comercial, es el Inspector, del cual solo se puede decir que hace ska para vender, lográndolo gratamente para la disquera y su público fresa.
Una agrupación que en sus inicios promovió el discurso zapatista, fue la del Panteón Rococó, la cual después de tener éxitos inimaginables con su primer Cd, “A la izquierda de la Tierra”, hecho de manera independiente, deciden hacer giras por Europa y grabar un segundo Cd pero ahora con el apoyo de la trasnacional BMG, con esto su discurso de autogestión quedo completamente de lado.
Surge la disquera Opción Sónica, la cual da cobijo a que el movimiento ska entre en su filas, grabando varios Cd’s de algunas bandas destacadas, como la reedición del primer Cd de La Matatena, Emulsión de skape y el primero del Salón Victoria. Además de otros más.

El movimiento skasero del D.F. se extendió a varios estados del resto de la república, además de tener cierto alcance en otros países.
Tan grande fue el apogeo del ska, que grupos que antes tocaban otros géneros, en estos años hicieron ska. Las Resistencia (ex Factotum), Los de Abajo, Vantroi y Salario Mínimo, entre otros, son ejemplos de que un movimiento tan fuerte como fue el ska, puede ser algo que ayude a llegar a más público.
Mescalito, banda de reggae y salsa, comienza a fusionar tambien el ska, sin dejar de lado su cadencioso y solidario, reggae.
Una banda más que hace música para chavitos a ritmo de ska, son los Patita de Perro, de la siempre mocha Puebla.
Bandas importantes dentro del gran movimiento ska del mundo, llegaron a nuestro país con el firme propósito de fomentarlo aún más. Tocadas del Desorden Público y PalmerasKaníbales (Venezuela) Ska-p (España) Skarnales (E.U.A.) Los Cadillacs y Los Calzones (Argentina) Skatalities (Jamaica), etc., eran comunes en nuestra capitalina ciudad.
En el 96 surge El Multiforo Cultural Alicia, en donde se apoyo muy fuerte al ska. Este espacio se fue convirtiendo en un referente y tradición del movimiento skasero, ya que infinidad de bandas pasaron por su escenario. El Faro de oriente, que ha decir, no es antro, sino una espacio del gobierno del D.F. para fomentar la cultura, sin embargo se realizaron varios conciertos. El Centro Rayo en la delegación Iztapalapa, y bueno infinidad de espacios que se fueron abriendo (y cerrando) gracias al cotorreo del ska mexicano.
El clímax del ska, llegó en los años 99 y 2000, en medio de un huelga universitaria, la del CGH10 (la más larga de su historia) es cuando los chavos comienzan a cuestionar el lado oscuro del movimiento skasero retomando lo bueno de este, para nutrir un futuro movimiento de hard core – punk, muy al estilo del defecado, del defectuoso, del distrito funeral, de la ciudad de los charcos, nuestro querido chilangoncity.

Podemos tener la celebración del 2do. festival del Vive Latino, como el momento cúspide del ska.

Concluye el movimiento skasero, período sobresaliente dentro de la gama existente en nuestro rocanrol mexicano. Ahora con más forma, con grandiosas propuestas musicales, movimientos sociales que lo enriquecen, este menjurje maravilloso, en donde toda la juventud no es suficiente para abrazarlo y hacerle el amor día a día, acariciarlo para que se estimule, fortalecerlo cuando se este cayendo, abrazarlo para que no guacare como briago cínico que es, vestirlo con toda su parafernalia que tanto le encanta, darle varo para que invite a los cuates a nuestro reventón rocanrolero, así de promiscuo e infantil es nuestro rock mexicano.

EL NUEVO ROCK

Se vienen años de “cambio” político en nuestro país, es el nuevo milenio, los gobiernos priistas vieron sus mejores logros tiempo atrás, ahora el partido en el poder es el PAN con su candidato de derecha Vicente Fox, al cual de pendejo y cerdo vende patrias no lo podemos bajar.
Son tiempos del Plan Puebla Panamá, del ALCA, de la cumbre en Cancún y de una próxima marcha del “Color de la Tierra” encabezada por el EZLN.
El rocanrol mexicano ahora es un desmadre, el furor skasero quedo atrás, el rap y el hip hop empiezan a sonar mucho, grupos consagrados en los 90’s, se desintegran y otros se reintegran. Los toquines de rock urbano son vil reflejo de la decadencia de este género, grupos cambian sus ideales por grabar un cd, y los chavos de antes, ahora son padres de familia que dejaron el rocanrol pa las nuevas generaciones.

Lo que aquí llamo El nuevo rock, es aquello que se aferra a seguir haciendo rocanrol como lo conocimos, con su guitarra, su bajo, su batería, su voz y en algunos casos sus teclados.
Propuestas del nuevo rock se dieron muy fuerte en Monterrey, de donde llegaron bandas que hacían rock en fusiones, tal es el caso del Gran Silencio, banda que en sus inicios nos deleito con dos que tres rolitas muy buenas y con bastante ritmo, sin embargo con el “éxito” y la fama, se dedicaron a realizar cd’s con el fin de hacerse populares, con atuendos bastante ridículos.
Otro grupo es Panda, que con su happy punk (el punk no puede ser fresa, que no mamen) imito el auge gringo de comercializar al punk. Plastilina Mosh con su… (Indefinible) modo particular de hacer música. Control Machete y su rap… Zurdok Movimiento que hace ¿pop?, Jumbo un grupo que tocan algo así como gronch regio, la Verbena Popular que llego tarde a la repartición de la fama del rock regio, Flor de Lingo que da lo mismo mencionarlo que no, etc , varios grupos regios que se fueron expandiendo por lo largo y ancho del país.
Grupos como Brida (Oaxaca), Seguimos Perdiendo, Molotov, La Barranca (Con José Manuel Aguilera) LSD, Los Ezquizitos, Lost Acapulco (algunos ya desaparecidos y otros manteniéndose desde finales de los 90’s) en fin, varias bandas más, que ahora no recuerdo, hacen un rock nuevo que pasando del pop, punk, rap hasta el surf se aferran al rocanrol.
Los foros de rock van desde la tradicional Arena López Mateos en Tlalnepantla, Rockotitlan, Hard Rock, El Circo Volador, El Centro Rayo, hasta el Palacio de los Rebotes, y uno que otro que se presenta en espacios de tele, que ha decir verdad es la peor aberración de nuestro rock, caer en las manos de los que tanto daño les hicieron.

Nuevas bandas surgen y nuevas seguirán surgiendo, Las Ultrasónicas, Yucatán a go go, Pink punk, Licuadoras del Mercocho, Puerquerama, Sr Bikini, Cartel de Santa, División Minúscula, Bajo Tres, Gula, Intestino Grueso, Volován, Andarta, Atletas Campesinos, Sociead Stuka, Kinky y un chingo más que tocan y hacen sus intentos por mantener vivo el rocanrol en el D.F.

El rock mexicano se hizo y por suerte para todos, seguirá en crecimiento y constante evolución, esperando que las malditas maquinas no sustituyan el valor de inspiración de nuestros roqueros, que los cimientos que se pusieron desde esos lejanos años 80’s y mucho antes desde Avándaro, sean aprovechados por la nueva generación, que los que fuimos chavos, sigamos creyendo en nuestro rock, que la banda chilanga sea de nuevo chingona, que los niños que están por venir escuchen con agrado lo que nuestros viejos nos decían que era algo horrible, que era ruido, que se aprecie y se crea en ese grandioso pasado.
Que no vengan a querer meternos sus ruidos extranjeros, que no hagan modas de las nuevas propuestas, que el brincar sea sinónimo de libertad, que el desmadre cotorro lo siga siendo y que nuestros hijos sean roqueros.

La nostalgia nos llega de sopetón, recordamos esos viejos conciertos de a grapa, los que antes eran skatos y fumaban mota, ahora son chavos que van a reivs y se meten tachas, la esquina del barrio esta abarrotada de la nueva flota que ya no son rebeldes, sino consumidores en potencia, la teve nos ve y nos hace cómplices de su nefasteces Big Brotherianas. Son pocos los lugares en donde se puede escuchar rock y el tiempo pasado fue mejor, el tiempo que vivimos en esas dos décadas fue maravilloso y bien chingón. ¡Que viva el rocanrol mexicano!

“El rocanrol si no es crítico, es tan solo música.”
“Hay diferencia entre hacer rock y tocar música”.
“Acá en México lo chido es el Chopo y el pulque”.
“Viva la virgen de Guadalupe, mi jefa y el rocanrol”.
“Mientras exista algún inconforme seguirá la voz de la palabra”.
“Ser músico es bueno, pero ser roquero es más chingón”.
“Uno de los mejores placeres en la vida, es seguir escuchando rock mexicano”

UN SONDTRAC PUNKI

Vámonos haciendo punks, es un grito que llego con nuevos bríos, los colectivos autónomos se empezaron a crear y la conciencia anarquista creció en tamaño y valor.
Años del nuevo milenio que nos deja ver que la globalización será la manera de someter a los más desfavorecidos, el comercio transformara la idea de la compra venta, los dueños del dinero, venderán hasta su alma al diablo con tal de seguir con el poder, los medios masivos de comunicación fomentaran los realiti chous y la mayoría de la gente pobre (principalmente) es la que sufrirá estas lindezas del capitalismo bárbaro.

Sueños de crecer como ser humano, aumentar la creatividad, fomentar la organización social, etc., son metas que se forjan en el camino; el ser punk no es una moda ni una pose, es ser rebelde.
El punk mexicano en el D.F. es muy amplio y muy variado, tenemos a nuestros grandes iniciadores en este movimiento, pero, la conciencia social se vino hacia los suelos, cuando solo nos cantaban problemas ambiguos y vacíos. El punk se hizo sinónimo de gandallez y de no tener madre.

Los cambios sociales en nuestro país fueron en aumento desde el alzamiento zapatista, con esto, no solo cambio la perspectiva de los gobiernos y los sistemas, además de la visión “indigenista/paternalista/limosnera” que teníamos de ellos, sino que cambio la cosmovisión general del ser rebelde, del ser revolucionario. El zapatismo enriqueció al punk, pero no solo al nuestro, sino también al de fuera, al internacional (al punk chido obviamente). Con propuestas que caían en un radicalismo* nunca antes visto.

La proyección del zapatismo a nivel internacional, dejo al punk en un nuevo nivel, el de afrontar la globalización desde una perspectiva también global, contestataria y combativa.
Los jóvenes punks se hicieron anarcos, esto a nivel mundial y México no fue la excepción. Esto se dio más fuerte a partir de la cumbre en Seattle, Estados Unidos, sin embargo, aquí esto vino a ser otra influencia en nuestra juventud punk.
Es desde estos tiempos que con mayor fuerza el punk anarquista, se cultivo y se desarrollo de una manera vertiginosa en nuestra ciudad, colectivos anarcos surgieron con el firme propósito de tener proyectos autogestivos, autónomos e independientes. También se incrementaron las mujeres feministas anarcas, en proyectos de semejante envergadura.
Como nunca en México, el punk tuvo un momento tan dorado como este, que masifico a esta corriente hacia un mayor compañerismo, solidario, zapatista, altermundista, etc., el ser punk anarco se convirtió en el nuevo cáncer para la “sociedad mexicana”.

Algunos viejos skatos ahora eran punks-hardcoreros, con igual vitalidad skakin, los chicos rudos se vieron por nuestras calles chilangas, la banda oi!! haría su esquinjed a la mexicana y la juventud tendría nuevas propuestas musicales, bien punk, bien chidas, bien chingonas.
Como en todo movimiento, el punki no esta exenta de las “eventualidades”, tales como el grillismo pendejo, la pose, el machismo culero, el choro barato, las provocaciones, los liderazgos absurdos, en fin, el punk sufre como cualquier otra tendencia, pero esta con la particularidad de que tiene proyectos que pueden, a largo plazo, fomentar ese “algo” que a los poderosos les da tanto miedo. Conciencia social. Por este motivo ha sido atacada como radical, violenta, agresiva, terrorista, en fin, un enorme etcétera envuelto de terribles exageraciones y poco conocimiento del punk anarquista.

En lo musical, el punk es cada vez más y más conocido por un mayor numero de personas, pero los encargados del “espectáculo musical” han vendido al punk, han hecho del punk, una gran obra de ficción, ya que crearon su estilo punk para vender, el happy punk, que nace en Estados Unidos (¿casualidad?) con el firme propósito de llegar a un número mayor de seguidores, cantando rolas de amor, desamor, desmadre adolescente, excesos por el solo hecho de ser “joven”, etc. Este punk es la más grande estafa del rocanrol en todos los niveles, en donde un grupo punk canta en un programa de Mtv canciones homofóbicas, donde su machismo se deja escuchar, en donde ser mujer es sinónimo de prostitución, así infinidad de temas vacíos y huecos. El punk se vendió y tuvo un gran postor, el dólar y la fama.

Aún a pesar de los pesares, el punk en español y el chilango en particular, han ido en crecimiento, y hasta este día, espero que siga hacia adelante.

FINAL, FINAL



Al ir haciendo memoria y escribirla, recuerdo que fui feliz, que he sido alguien que vivió al máximo la expresión juvenil de rocanrol, que entre los gritos, sandeces y bromas de chavo, crecí de la manera más evidente que me fue posible.
Las chelas, el chopo, esas primeras cintas, Lp’s, Cd’s, una buena tocada, ese slam sano que me toco bailar, el skakin del ska, la punketes de la euforia y así, enormes momentos significativos para mi; redescubro algo de mí que palpita y retumba en mi interior: el rocanrol.
Este, ha sido mi rock, mi visión de esta musiquita, tierna y rebelde, hueca y contestataria, revuelta y cagada, mía y de cualquiera que la escuche.
Mi rock sigue en mí, el rocanrol mexicano esta vivo y los sueños chaqueteros de tenerlo por siempre seguirán en este largo caminar. Mi Rock.

13 de Agosto de 2004, en mi trinchera rocanrolera.
Prangano

3 comentarios:

abel sanchez dijo...

Tuve a bien chutarme este ensayo literario del cual te encargaste y agradezco que alguien se de el tiempo de escribir todo esto del bendito rock nacional, para quien crece influenciado por la cuca, estaciones como oxido en el df, pues es grato saber lo chido que es una cronologia rockera, felicidades de corazón. Muy interesante escrito muy agradable, algunas bandas no las recordaba del todo, y otras pues que chingon que no nomas yo me acuerdo de ellas, jaja, saludos

venom dijo...

Tomo como Base reverencial tu escrito, sin mas que decir, simplemente me parece muy completo, para una generación de los 80s's es muy valioso saber las raíces y los motivos de lo es ha sido y sera el rock urbano, solo me resta agradecerte y a manera personal, si tienes la oportunidad de conseguir música de esas bandas desaparecidas seria fenomenal que las compartieras con todos los amantes de este genero, particularmente quisiera escuchar algo de ALCE BLUES, ya que honestamente me interesas, solo escuche una muy deteriorada cinta y no los encuentro por ningún lado. GRACIAS

Unknown dijo...

https://www.youtube.com/watch?v=plJqFRJuJZw Disco completo de las Bailarinas!